Sexualidad en el Adulto Mayor.

Muchas veces he tenido la curiosidad en saber si mis abuelos aun tienen relaciones sexuales, a lo mejor Uds. lo vean como algo depravado de mi parte el pensar así, o asqueroso, pero no, yo lo veo con mucha naturalidad, es mas yo creo que esa llama de la sexualidad no debería apagarse aun cuando seamos ya viejitos.

La sexualidad es un aspecto muy centrado que va a lo largo de nuestra vida humana dividiéndose en varios aspectos que la definen como; pensamientos, fantasías, deseos, creencias, actitudes, valores, conductas etc, que van formando esa necesidad y desarrollo integral positivo en las personas.

En nuestra sociedad suele pensarse que los Adultos mayores no poseen sexualidad, ahora me pregunto ¿por que pensamos esto?, lo pensamos por la sencilla razón que nuestra mente no concibe que se pueda tener sexo a esa edad, estando totalmente errados con ese pensamiento.

El tener un comportamiento negativo hacia la sexualidad en el adulto mayor, los han llevado a ser objeto de variados prejuicios y mitos, privándolos de su derecho al placer y afecto, me parece esto demasiado cruel, ya que todos tenemos derecho de esos privilegios que se nos da en nuestra vida.

Sin embargo y muy por el contrario a lo que la sociedad piensa, el potencial sexual puede perdurar hasta la muerte, aun cuando han sido alterados por los cambios que conlleva el envejecimiento, trayendo consigo que la sexualidad en el adulto mayor sea compleja y difícil de comprender, pero la geriatría redefine la sexualidad en adultos mayores como esa expresión mutua de cariño y compromisos entre la pareja con o sin coito.

Existen muchos mitos de los cuales se han envuelto la sexualidad en los adultos mayores como:
La sexualidad es solo para las personas jóvenes y aptas para procrear. 
Los adultos mayores no se interesan por el sexo 
Los adultos mayores que tienen sexo son unos pervertidos 
Deben tener una pareja estable para tener relaciones sexuales 

Todos estos mitos, aunque tal vez los veamos graciosos, no lo son, pues les truncan la libertad sexual al adulto mayor siendo etiquetados bajos los prejuicios sociales, como que no puedan expresar libremente su amor en publico, se les considera como seres asexuados, lo cual es totalmente erróneo, ellos al igual que cualquier ser humano, sienten y desean ser queridos.

 Obviamente que con los cambios que suceden en nuestro cuerpo a medida que vamos envejeciendo, las enfermedades también se presentan, como la hipertensión, la diabetes, y otras enfermedades crónicas que afectan un poco la calidad de vida; de igual manera anatómicamente también el tiempo nos afecta como la disfunción eréctil en los hombres y la resequedad vaginal en las mujeres.

 Otros aspectos que pueden afectar la sexualidad en los adulos mayores es la falta de privacidad y espacio, muchas veces nosotros los hijos, les llevamos los nietos, no 1 o 2 horas sino un fin de semana completo, invadiendo el espacio y la privacidad de nuestros adultos mayores; otro aspecto es que ellos debido al rechazo de la sociedad, pueden tener baja autoestima.

 Lo mejor como hijos que somos es brindarles el mejor cariño y apoyo a nuestros ancianos, para que puedan vivir su sexualidad sin ningún tipo de barreras, respetarlos y amarlos, recordemos que nosotros también vamos por ese camino.

fernando castro
Tengo 72 años y mi vigor en la cama no termina, aunque no lo haga con la misma frecuencia de hace nueve años y menos de hace muchos más. Siempre me han fascinado las mujeres y mi sexualidad sólo acabará cuando fallezca: de resto sigo apostándole a hacer el amor. Con dos divorcios encima, porque era muy mujeriego, tengo aún mis aspiraciones. Salgo con una mujer mucho más joven que yo, a la que suelo invitar a cenar, a pasar fines de semana en una posada montañosa. Bebemos vino, nos acariciamos, la trato como a una diosa y la llevo al extasis, porque más sabe el diablo por viejo que por diablo. Por supuesto me he cuidado toda la vida en la parte física. Mi doctor siempre me encuentra como un roble y eso lo aprovecho en mis dotes de amante. Una que otra vez me ayudo con ciertas pastillas, además de utilizar mis dedos y la boca, como bien lo explica el amigo Giancarlos Tassara en su guía Domina Tu Orgasmo y mis páginas de Erección Total. Y es que el sexo a estas alturas ha ido ganando campo.